Logo

0
  • No hay productos en el carrito

Cuadros en la pared

Categoría: Decoración


Los cuadros en la pared pueden ser vista como herramientas de decoración muy útiles y que pueden aportar gran valor agregado en cuanto al ambiente que se puede crear en algún lugar. Los cuadros en la pared que se encuentren en una posición que genere algún ruido visual pueden producir un efecto que no es el más conveniente para la decoración en su conjunto.

Por estas razones, tienes que tener en cuenta varios puntos importante al momento de darle una posición a los cuadro en la pared.

Los puntos más relevantes para tomar en cuenta en el momento de posicionar los cuadros son los siguientes:

  • Asegurar que en las paredes que sean de gran tamaño se ocupe un cuadro que vaya en consonancia a sus proporciones.
  • En las paredes que tengan menor tamaño se pueden posicionar cuadros que vayan en consonancia a sus proporciones.
  • Los cuadros en la pared tienen estar posicionados más cerca del mobiliario que del techo.
  • En un muro que no hayan adornos, lo ideal es que los cuadros se posicionen a una altura media donde su visualización pueda ocurrir de la manera más natural.
  • Tienes que colocar tu cuadro en la pared en la posición que vaya acorde a lo que estás buscando para el conjunto de la decoración del lugar, lo más común es colocarlos lo más recto que puedas.

Se puede decir que las pautas para posicionar cuadros en paredes pueden ser muy flexibles en cuanto al valor agregado que pueden dar a la decoración en conjunto, juega un papel muy importante tus preferencias y gusto al momento de elegir el cuadro y posicionarlo en consonancia a lo que estás buscando.

Cuadros en la pared y sus posiciones

Algunos cuadros pueden ser el complemento de la decoración de un lugar en su totalidad, es importante tener en cuenta antes de posicionarlos la distribución de tus muebles, debes tener una idea clara de donde se van a posicionar los muebles de mayor tamaño en el salón, evaluar cómo se encuentra distribuido el espacio en las paredes tapadas en parte por muebles y las que se encuentran descubiertas, y en base a estos elementos elegir el tamaño del cuadro.

Para conseguir que la posición del cuadro o los cuadros en la pared sea simétrica y armónica con el espacio, puedes imaginar una línea que pueda cruzar los cuadros en la mitad, de esta manera si los elementos se encuentran colocados en simetría, habrá correspondencia en forma tamaño y posición en relación al punto de referencia.

Para cuadros únicos

Estos cuadros son los protagonistas en la decoración del espacio, lo ideal es que se encuentren en armonía con la decoración en conjunto. EN las decoraciones donde se encuentren muebles de dos o más plazas puedes colocar un cuadro que se encuentre de forma horizontal si quieres que este se muestre en proporción con el resto del lugar.

De quince a veinticinco centímetros por encima del mobiliario, desde la terminación del mueble hasta la parte inferior del cuadro sin este tocar el techo, con ello puedes lograr que se mantenga una línea natural de visualización.

Dos cuadros o más

Si vas a posicionar varios cuadros en la pared ten en cuenta la separación que va haber entre estos. De manera directa, para buscar una visualización de estos más organizada, si los cuadros son de mayor tamaño, el espacio que hay entre ellos tiene que contar con mayor amplitud, estos permite que cada uno mantenga su espacio al igual de lo que se quiere transmitir en su contenido. También puedes colocarlos de forma horizontal o vertical o armando formas en su conjunto con cuadros de distintos tamaños.